Chile y China: inmigración y relaciones bilaterales (1845-1970)

imagen imagen_portada.jpg

Autor: Diego Lin Chou

Editorial: Centro de Investigaciones Diego Barros Arana (Dibam)

Año: 2004

Tipo de publicación: Libros

imagen mime_pdf.png Descargar5182.5kb

Fuente: Centro de Investigaciones Diego Barros Arana

  • Reseña

    Los contactos entre China y el mundo hispano se originaron en las Filipinas durante su colonización. El comercio de seda china y plata mexicana llevó a los "chinos de Manila" a América Latina desde el siglo XVI. Entre 1847 y 1874, en el apogeo del comercio de culíes, más de 250.000 de ellos fueron transportados a Iberoamérica para trabajar en las faenas agrícolas, mineras y otras. La política del gobierno imperial chino, de despreciar a sus coterráneos en ultramar hizo que éstos no tuvieran protección alguna. Situación que cambió en 1874, año en que la corte china decidió enviar a sus cónsules para brindar protección a sus súbditos en el exterior. Los primeros chinos arribaron a Chile en la década de 1850, a raíz de la llegada del primer cónsul honorario de Chile a Cantón. Algunos barcos chilenos participaron en el comercio de culíes, si bien el gobierno chileno lo prohibía categóricamente. En la década de 1880, más de mil chinos llegaron a Chile tras la Guerra del Pacífico. Cierto número de ellos habían sido ex culíes en el Perú, quienes se alzaron para favorecer al ejército chileno. Una vez establecidos, invitaron a sus parientes o amigos a Chile para aprovechar el auge del salitre. Entre 1900 y 1933, alrededor de 2.600 cantoneses llegaron a Chile. Encontraron una política oficial de restricción y una actitud poco amistosa del pueblo. Con todo, ellos lograron abrir un nuevo horizonte al monopolizar el comercio de abarrotes y carnicería en el Norte Grande. Tras la depresión económica de los años treinta, la gran mayoría de ellos se vio obligada a permanecer en Chile, pues sus negocios quedaron gravemente afectados. Formaron sus familias y sus hijos resultaron ser casi todos profesionales.

    El autor cursó sus estudios en Taiwán, España y Chile. Es licenciado en Lenguas Extranjeras y máster en Estudios Europeos con mención en Asuntos Españoles, por la Universidad Tamkang (Taiwán). Se diplomó en Relaciones Internacionales por la Universidad de Chile y se doctoró en Historia por la Pontificia Unid

Materias: Historia
Palabras clave: Sociedad y Cultura